SÍGUENOS

Opinión

En riesgo la estabilidad de MORENA Quintana Roo

Columna por
Armando Tiburcio Robles

Comparte

Publicado el

El morenismo quintanarroense está que se sabotea. Solito. Próximo a echar a perder la gran oportunidad que se le abrió con el acuerdo interno que celebraron, hace una semana, los referentes más representativos de la 4T en el estado.

Por necesario, ha sido un acuerdo muy útil políticamente para Morena ya que podría ayudar para poner orden, aunque sea de manera temporal, en la estructura de mando dentro del partido. Es poner la mesa para presentar unificados su oferta electoral para 2021.

La regidora benitojuarense Anahí González en la Presidencia, con el resto de los cargos distribuidos por acuerdo entre los delegados enviados por el Comité Ejecutivo Nacional junto con la Presidente Municipal Mara Lezama, los senadores Marybel Villegas y Jose Luis Pech, el diputado federal Luis Alegre y el ex-coordinador estatal Ricardo Velazco es una interesante base para moldear el futuro inmediato del partido.

Mejor aún, se puede adivinar la observación a corta distancia (y posiblemente el aval al acuerdo) por parte del líder histórico de Morena en el estado y pieza clave en los proyectos nacionales de la 4T , Rafael Marín.

Un entendimiento entre partes que, sin embargo, tiene el sesgo del reparto de cuotas para grupos de interés, obviando la participación libre e independiente de sus militantes. Pero se observa que por ahora no quedaba otra opción para disolver el desorden mas que establecer un pacto temporal entre los coroneles.

Es, además, un acuerdo sui generis por haberse celebrado entre personajes ligados a la 4T, con peso político público por los cargos que ocupan, pero no todos afiliados al partido.

Esto último ha generado controversia y descontento entre algunas voces morenistas, pero debieran aceptar que, entendiendo a la política como el arte de lo posible, esa es hasta hoy la mejor opción de arreglo interno que han podido tener.

Porque así está la realidad local y nacional del instituto político que se autodenomina partido-movimiento. Con corta vida y gobernando al país, Morena no ha podido establecer los puntos de equilibrio que le den estabilidad a su vida interna y, por tanto, certezas al procesamiento de sus iniciativas políticas y de sus propuestas electorales.

Qué mejor ejemplo que la circunstancia por la que atraviesa Morena a nivel nacional por no ponerse de acuerdo durante más de un año: su Presidencia y Secretaria General se habrán de decidir en los próximos días -al cuarto para la hora de las elecciones más grandes de la historia- fuera de su control, mediante una encuesta abierta organizada por el INE, un ente externo.

Parafraseando el dicho popular de utilidad frecuente en política: más vale un mal acuerdo a tiempo que un buen pleito eterno.

El sabotaje.

Resulta comprensible que quienes mejor entendieron la importancia de (y el peligro que les significa) ese arreglo morenista fueron sus vapuleados contrincantes, quienes estarán buscando con cierta desesperación las grietas para taladrar a la 4T. Un acuerdo sólido dentro de Morena y de éste con sus aliados les significará ser aplastados por un planchazo electoral incontenible en 2021 y, si se mantiene la inercia, en 2022.

Por eso los grupos tradicionales del poder local, en sus diferentes versiones, desencadenaron de inmediato los intentos por dinamitar el pacto morenista desde sus bases, por adentro y por afuera.

La punta de lanza de ese ataque se está dirigiendo a tratar de descarrilar el vértice de lo que cada vez más claramente se prefigura como el proyecto de la 4T para el estado: Mara Lezama, que es indudablemente el activo político más sólido y mejor posicionado del lopezobradorismo en la entidad. Los dos años que lleva de trabajo municipal, muy vinculada al proyecto nacional, la han colocado en esa condición.

Desacreditar para romper el acuerdo interno en Morena y desacreditar públicamente a Mara para hacerla a un lado son las dos caras de la misma moneda. Cualquier análisis objetivo acompañado con la lectura de mediciones y datos duros llevan al observador a esa conclusión.

Les puede gustar o no, pero lo irónico es que no existe la misma comprensión entre una parte legítima del morenismo quienes, desde diferentes flancos y por razones distintas, por ingenuidad o por excesiva ideologización, se han prestado a ese juego de socavamiento, saboteando y dificultando las posibilidades inmediatas y futuras de su propio partido.

Hay, desde luego, morenistas no tan legítimos que saben bien lo que están haciendo. Y para quién.

Comparte

Opinión

El Teqroo, un peligro para la democracia quintanarroense

Columna Tapabocas

Comparte

Publicado

El Teqroo, el Teqroo, qué va a pasar con la democracia si cada vez muestra lo peor que puede ser un organismo electoral en manos de un grupo político encabezado por el magistrado presidente Sergio Avilés Demenegui y de su fiel escudera, la magistrada “en funciones”, Maogany Crystel Acopa Contreras.

Lo que menos le importa a ambos funcionarios electorales es la imparcialidad, así como el ridículo que arrastran una y otra vez con sus sentencias sin sustento y vergonzosas, constantemente corregidas desde Xalapa, Veracruz.

En la más reciente sesión, Avilés Demenegui y Crystel Acopa Contreras, al abordar un tema relacionado con los ataques mediáticos en contra de la presidenta municipal de Benito Juárez, Ana Patricia Peralta, decidieron dejar a un lado las calumnias en contra de la edil.

Para ellos, los insultos e injurias constantes en contra de Ana Patricia no cuentan, a pesar de que la denigran ante la opinión pública de cara a la designación del coordinador de los comités de defensa de la Cuarta Transformación.

Pesó más el trabajo faccioso que realizan a favor del grupo político al que pertenecen, que mantenerse alejados de intereses ajenos que exige el cargo que ostentan pero bueno si no les importa vivir en la deshonra de cara a la sociedad, otra «raya más al tigre» es lo de menos.

Sin embargo, lo inquietante para la sociedad y la clase política quintanarroense es el riesgo que enfrenta el voto en las elecciones de junio próximo en la que estarán en juego en Quintana Roo las 11 presidencias municipales, las diputaciones locale, el Congreso de la Unión y, por supuesto, la presidencia de la República.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Sergio Avilés Demeneghi, un riesgo para la justicia electoral en Quintana Roo

Publicado

Parcial y deshonra del derecho electoral del país, Sergio Avilés Demeneghi, presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), fue exhibido por su torpeza e intereses facciosos en su comparecencia ante diputados del Congreso del Estado.

El último ridículo que hizo fue hace algunas semanas cuando, en su calidad de abogado, intentó por enésima ocasión que a su cliente Luis Gamero Barranco se le restituyeran los derechos político-electorales, a pesar de estar en Registro Nacional de Personas Sancionadas por Violencia Política contra la Mujer en Razón de Género.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechó los recursos y, en consecuencia, le quitó a Gamero Barranco la oportunidad de postularse como candidato en las próximas elecciones del 2024.

En su comparecencia, el diputado del Partido del Trabajo, Hugo Alday Nieto puso en duda nuevamente la neutralidad de Avilés Demeneghi al frente del máximo órgano electoral de la entidad, al imponer a Mahogany Acopa Contreras como magistrada suplente, luego de que Víctor Vivas concluyera su periodo en diciembre de 2022.

Se trata de una designación unilateral de alguien que carece de la experiencia necesaria para ocupar una magistratura, pero con ello Sergio Avilés se aseguró una aliada que le da mayoría para desahogar cualquier asunto en el Tribunal, lo que pone en tela de juicio la imparcialidad que deben tener sus integrantes.

Lo cierto es que ambos funcionarios se han convertido en juez y parte, con lo que ponen en riesgo la objetividad al tomar decisiones trascendentales en materia de justicia electoral de cara al ya cercano proceso electoral.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Columna Tapabocas | Sergio Avilés Demeneghi, abogado de Luis Gamero Barranco

Publicado

A toda costa, sin importarle tirar por la borda la escasa dignidad que aún conservaba, el presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), Sergio Avilés Demeneghi, impugnó la sentencia de la Sala Xalapa que confirmó de manera reciente la inelegibidad de Luis Gamero Barranco por ejercer, en su oportunidad, violencia política de género en contra de la ahora presidente municipal de Othón P. Blanco, Yensunni Martínez.

De juzgador electoral con síntomas graves de parcialidad en diversos casos de la vida electoral en Quintana Roo, Avilés Demeneghi sin un ápice de vergüenza profesional se convirtió en el principal abogado de Gamero Barranco, al presentar un recurso ante ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) contra la sentencia de la Sala Xalapa que impide a Gamero Barranco ser candidato en 2024.

¿El propio presidente del Teqroo convertido abiertamente, sin escrúpulo alguno, en defensor de Gamero Barranco? Sí, aunque suene a surrealismo puro aderezado de una penosa falta de probidad, así es de acuerdo con el expediente SUP-REC 247/2023.

Como ya se hizo costumbre, en este nuevo desatino lo acompaña su fiel escudera, la secretaria de acuerdos con funciones de magistrada Maogany Acopa Contreras, a quien el descrédito no parece importarle mucho, total una «rayita más al tigre» no le afecta.

Quienes sí resultan afectados con este tipo de funcionarios ligados a un grupo político que a falta de capacidad y talento buscan imponer candidaturas, son los electores cada vez más preocupados por el accionar del Teqroo.

Comparte
Sigue leyendo