SÍGUENOS

Opinión

Nuevo fracaso del PRD

Columna por
Armando Tiburcio Robles

Comparte

Publicado el

Este fin de semana el PRD ha tomado una decisión que a algunos parece un gran salto hacia el pasado. A mis ojos luce como un modesto brinquito para caer donde mismo: en el charco de confusión en el que se encuentra, semi-ahogado, desde las elecciones federales de 2018. Por lo menos.

Desde entonces, de dicho y de hecho, los perredistas no atinan a encontrar su lugar en el mundo político nacional porque, simplemente, no han querido explicarse como fue que no fue lo que pudo ser. Explicarlo con seriedad les significaría asumir su responsabilidad en la fractura de un proyecto partidario que terminó siendo demolido por la avalancha lopezobradorista. La historia muerde con ironía.

Se asumen como opositores al nuevo gobierno, pero no logran articular un discurso que se asemeje a una propuesta alternativa porque en el tsunami se quedaron sin banderas. Los líderes más connotados, “Chuchos”, “Galileos” y asociados, solo atinan a supurar rencor y odio contra AMLO-Morena desde sus heridas. Confírmenlo en sus redes sociales. Tal vez después de firmar el Pacto por México se la creyeron tanto que perdieron el estilo para intentar ser oposición con proyecto propio.

En los hechos, empobrecidos de militancia y de votos, los administradores del remate y liquidación del PRD intentaron poner el registro legal a disposición de un nuevo proyecto partidario que se gestó en el encuentro con intelectuales y políticos provenientes de diversas vertientes, bajo las siglas preliminares de Futuro 21.

Jesús Zambrano de regreso en la presidencia nacional del partido es la señal de que esos proyectos fracasaron. No queda nada por ofertar y no hay interesados en los saldos. Con las próximas elecciones encima solo les queda atrincherarse tras los muros quebradizos de la franquicia desdeñada. Pero saben que no podrán resistir demasiado si se quedan solos. El PRD anuncia la determinación de modificar sus estatutos para aliarse electoralmente con el PRI, pretensión que el documento base prohíbe explícitamente. La historia deja de ser irónica para tornarse cruel.

Es ese fracaso para renovarse con elementos más allá de sus fronteras lo que también explica el atrincheramiento de los “Chuchos” en toda la estructura territorial nacional. En Quintana Roo prefirieron pasar por lerdos en el uso de las nuevas tecnologías de comunicación audiovisual antes que soltar el control de la presidencia estatal. Le apagaron el switch a lo mejor de la militancia que les queda.

La llegada a sus filas del diputado federal Jesús Pool (autodeclarado orgullosamente “chucho”) tampoco parece haber satisfecho las expectativas de enganche político con los factores de poder locales, a pesar del despliegue, publicidad y respaldo brindado por toda la jerarquía “chuchista” nacional.

El PRD en las mismas. Ni pa´tras ni pa´lante.

Comparte

Opinión

‘Chapulín de profesión’ Marybel Villegas ante un ‘brinco’ más en su declive

Columna Tapabocas

Comparte

Publicado

«La ambición es el último refugio del fracaso», escribió el talentoso escritor irlandés Oscar Wild;, Marybel Villegas Canché se encamina directo, sin escalas a su segunda derrota en busca de la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Benito Juárez.

Tras pedir licencia una vez más al Senado de la República – la primera en 2021 cuando intentó ser alcaldesa, la segunda al buscar la gubernatura en 2022 y, ahora, con el interés puesto de nuevo en el municipio de Benito Juárez, de inmediato se victimizó al acusar maltrato en el interior del partido que la llevó a la máxima tribuna del país.

La estrategia no es nueva en ella, hacerse la víctima inventando historias dignas de programas conducidos por Laura Bozo, es parte del protocolo en su carrera política, pero no le queda de otra los números de plano no le dan para alcanzar la tan ansiada candidatura.

Sabe que la campaña mediática que utilizó para posicionarse a fin de ganar la encuesta, así como los ataques en redes sociales en contra de su principal adversaria, la alcaldesa Ana Patricia Peralta, quien busca reelegirse, no le sirvieron de nada.

Tampoco que en el Tribunal Electoral de Quintana Roo sus vasallos, el Magistrado Presidente, Sergio Avilés y Demeneghi y su incondicional, la Magistrada en Funciones, Maogany Crystel Acopa Contreras, la ayudaran en diversas sentencias.

Envalentonada, Marybel Villegas aseguró en un comunicado que hizo llegar su equipo de prensa que «me veo en la boleta, lista para seguir trabajando por el bienestar común como una aspiración profesional».

El partido Más Apoyo Social ya la invitó a sumarse, si lo que quiere es estar en la boleta el MAS es una opción o tal vez el PRD que busca desesperada una persona que lo encabece en vísperas de desaparecer.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

El Teqroo, un peligro para la democracia quintanarroense

Columna Tapabocas

Comparte

Publicado

El Teqroo, el Teqroo, qué va a pasar con la democracia si cada vez muestra lo peor que puede ser un organismo electoral en manos de un grupo político encabezado por el magistrado presidente Sergio Avilés Demenegui y de su fiel escudera, la magistrada “en funciones”, Maogany Crystel Acopa Contreras.

Lo que menos le importa a ambos funcionarios electorales es la imparcialidad, así como el ridículo que arrastran una y otra vez con sus sentencias sin sustento y vergonzosas, constantemente corregidas desde Xalapa, Veracruz.

En la más reciente sesión, Avilés Demenegui y Crystel Acopa Contreras, al abordar un tema relacionado con los ataques mediáticos en contra de la presidenta municipal de Benito Juárez, Ana Patricia Peralta, decidieron dejar a un lado las calumnias en contra de la edil.

Para ellos, los insultos e injurias constantes en contra de Ana Patricia no cuentan, a pesar de que la denigran ante la opinión pública de cara a la designación del coordinador de los comités de defensa de la Cuarta Transformación.

Pesó más el trabajo faccioso que realizan a favor del grupo político al que pertenecen, que mantenerse alejados de intereses ajenos que exige el cargo que ostentan pero bueno si no les importa vivir en la deshonra de cara a la sociedad, otra «raya más al tigre» es lo de menos.

Sin embargo, lo inquietante para la sociedad y la clase política quintanarroense es el riesgo que enfrenta el voto en las elecciones de junio próximo en la que estarán en juego en Quintana Roo las 11 presidencias municipales, las diputaciones locale, el Congreso de la Unión y, por supuesto, la presidencia de la República.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Sergio Avilés Demeneghi, un riesgo para la justicia electoral en Quintana Roo

Publicado

Parcial y deshonra del derecho electoral del país, Sergio Avilés Demeneghi, presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), fue exhibido por su torpeza e intereses facciosos en su comparecencia ante diputados del Congreso del Estado.

El último ridículo que hizo fue hace algunas semanas cuando, en su calidad de abogado, intentó por enésima ocasión que a su cliente Luis Gamero Barranco se le restituyeran los derechos político-electorales, a pesar de estar en Registro Nacional de Personas Sancionadas por Violencia Política contra la Mujer en Razón de Género.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechó los recursos y, en consecuencia, le quitó a Gamero Barranco la oportunidad de postularse como candidato en las próximas elecciones del 2024.

En su comparecencia, el diputado del Partido del Trabajo, Hugo Alday Nieto puso en duda nuevamente la neutralidad de Avilés Demeneghi al frente del máximo órgano electoral de la entidad, al imponer a Mahogany Acopa Contreras como magistrada suplente, luego de que Víctor Vivas concluyera su periodo en diciembre de 2022.

Se trata de una designación unilateral de alguien que carece de la experiencia necesaria para ocupar una magistratura, pero con ello Sergio Avilés se aseguró una aliada que le da mayoría para desahogar cualquier asunto en el Tribunal, lo que pone en tela de juicio la imparcialidad que deben tener sus integrantes.

Lo cierto es que ambos funcionarios se han convertido en juez y parte, con lo que ponen en riesgo la objetividad al tomar decisiones trascendentales en materia de justicia electoral de cara al ya cercano proceso electoral.

Comparte
Sigue leyendo