SÍGUENOS

Opinión

Temporada de huracanes

Columna de Armando Tiburcio Robles

Comparte

Publicado el

Diez ediciones surgieron, desde que vio la luz en 2017, antes de que pudiera hacerme de un ejemplar impreso. Siempre que la busqué estuvo agotada. Así de exitosa ha sido la novela de la joven escritora veracruzana Fernanda Melchor. Viene a modo su lectura ahora porque en la península estamos en plena temporada de huracanes, la más intensa por la cantidad de formaciones amenazantes que se han creado en el océano.

Pero en Temporada de huracanes, la novela, los meteoros naturales no están. Solo se insinúan al caer los primeros goterones de las lluvias tardías. Lo que sí abundan son los temporales humanos: pasiones y sinrazones de existencias en el límite de sus posibilidades y al margen de los patrones convencionales. Quienquiera que haya vivido en las costas petroleras de Veracruz o Tabasco sabe bien lo que la autora refiere y podría poner nombres o rostros a lugares o personajes. Existen.

No podían faltar en esa historia las ilusiones marginales (regularmente frustradas) de trasladarse a Cancún para estirar esos límites asfixiantes y hacer de la vida propia algo nuevo. Hay, en la vida real, quienes lo logran. Nombres, rostros y circunstancia de la novela también están, entonces, entre nosotros. Ahora.

Con noviembre habrá de concluir nuestra temporada meteorológica de huracanes. Mientras tanto, la amenaza sigue ahí. Esperemos que no suceda nada peor de lo que hasta ahora que de sí, con varios golpes climáticos, han aportado su grado de inestabilidad a las tensiones anímicas y al descontrol social provocado por una emergencia sanitaria inesperada.

Según el dicho popular, nos ha llovido sobre mojado. Cada vez más se presentan expresiones de molestia por la pérdida de familiares, amigos o simplemente alguien conocido, los confinamientos obligados, la suspensión de clases, el cierre de negocios, las dificultades económicas, las restricciones para el contacto personal, el uso de cubrebocas, la adopción de protocolos sanitarios inusuales y, en general, el trastorno de la vida como la conocíamos.

Tal vez es temprano para identificarlos en toda su magnitud, pero están siendo manifiestos los efectos psicológicos de un nuevo drama que se acumula entre silencios. De por sí vivimos entre varias pistas paralelas algunas de las cuales mantienen altos los índices de violencia intrafamiliar, feminicidios, embarazos púberes, violencia juvenil, drogadicción y suicidios. Nuestros otros huracanes cuya temporalidad no tiene plazos.

Con diciembre iniciará una nueva oleada local: la de eventuales huracanes políticos; de luchas por espacios de poder mediante las campañas electorales y los sufragios. No serán fuerzas naturales inevitables. Esperemos que los participantes diagnostiquen adecuadamente la circunstancia, calibren sus impulsos y ayuden a convertir la amenaza en una oportunidad de convivencia. Diría de fiesta, abusando de los buenos deseos.

A pesar de la pandemia las elecciones no se han suspendido en el mundo. Hasta ahora. La democracia puede ser una herramienta que, bien manejada, puede ayudar a despresurizar la tensión social y a darnos a todos un sentido de pertenencia, de colectividad, independientemente de las preferencias, que deberán ser respetadas. Inhibir la participación social por conflictos, por ejemplo, sería en estos momentos una calamidad. Gestor de peligrosos huracanes.

Comparte

Opinión

Mara Lezama consolida su liderazgo en el Estado

Columna de Armando Tiburcio Robles

Comparte

Publicado

Todos comprendieron la importancia del acontecimiento y se hicieron presentes. En pleno, presidentes municipales y diputados federales electos en Quintana Roo bajo el manto de la Coalición Juntos Haremos Historia acompañaron a Mara Lezama en la recepción de la constancia que la acredita como Presidente Municipal Electa en Benito Juárez… una vez más.

El gesto tiene un simbolismo político que va más allá de los márgenes de la cortesía y los buenos modales. Morena, Partido Verde, el PT y el MAS asumieron, como cuerpo, el impresionante acumulado en el municipio de más de 101 mil votos favorables para la causa común encabezada por Mara.

El triunfo, contundente, destaca en tres aspectos:

Ratifica a Morena como el partido más aceptado en la ciudad y, por lo tanto, lo mantiene como el instituto político gobernante. Si echamos una ojeada rápida y general a los resultados nacionales de esta gran elección, podemos ver que, a nivel de los gobiernos en disputa, tanto de estados como de municipios, lo que predominó como tendencia fue la alternancia. Notoriamente la voluntad ciudadana quiso que sus gobiernos cambiaran de partido. Sucedió en Quintana Roo: en 2018 Morena solo obtuvo triunfo en tres municipios. Hoy es a la inversa, pero pierde uno de los tres, Solidaridad. Los dos que conserva, Benito Juárez y Othón P. Blanco, son los únicos que se mantienen con el mismo partido. Todos los demás cambian de color. 

Se reelige como gobernante. En el estado, seis presidentes municipales intentaron continuar en el cargo después de esta elección. Solamente Mara lo ha conseguido (Solidaridad está en litigio). El electorado quintanarroense no estaba muy afecto a que se quedaran, pero con Mara no tuvieron duda.

Nuevamente es la candidata más votada. El dato habla por sí mismo. 

El liderazgo político que se evidencia y se ratifica con este resultado electoral coloca a Mara Lezama en el vértice de la reconfiguración del espectro político en la entidad:

¿Mara perfila hacia la gubernatura del estado? Desde luego. Puede ser si decide intentarlo. Es un proceso político lógico, legal y legítimo. La contra campaña de sus contendientes descalificó esa posibilidad, argumentando que ellos no lo harían en caso de ganar el municipio. El electorado decidió dar el respaldo claro a Mara. ¿Alguna duda? 

Todo es cuestión de que, en su momento, Mara y los partidos que la respaldan tomen la decisión adecuada.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Quintana Roo Gobernado por «Mujeres»

Publicado

Alguien dijo alguna vez que el futuro político de Quintana Roo tenia un fuerte aroma de mujer. Ese futuro nos alcanzó el domingo.
El aroma se expandió con fuerza por toda la entidad y como resultado de las recientes elecciones tendremos a mujeres gobernando en siete de los once municipios.

El hecho cruza por la horizontal a los partidos políticos y a los colores. Desde el punto de vista económico, social y regional es tan diverso este nuevo espectro de representación política femenina que incluye a varios de los centros turísticos de clase mundial, a la región originaria en el corazón de la Zona Maya y a la capital misma del estado. Cozumel y Felipe Carrillo Puerto.

A partir de este año tendremos a siete mujeres con la responsabilidad de administrar y gobernar localidades que en conjunto suman más de 1.7 millones de habitantes, algo más del 91% de todos los pobladores de Quintana Roo.

La magnitud habla por sí misma. No es solamente un pasaje estadístico ante la obligación de cumplir con la «cuota de genero»; es, sobre todo, el reflejo de un cambio cultural.

hay aquí una transformación de raíz sobre la que debemos poner mucha atención. Están dando resultados las largas e incansables luchas de las mujeres por abrirse espacios de participación protagónica en la vida publica, así como los ajustes legales a los cuales han obligado mediante las «acciones afirmativas», hasta llegar al nivel de la paridad.

Son las mujeres con el valor propio de su esfuerzo como personas, como profesionales y como servidoras publicas, quienes están ofreciendo este gran ejemplo frente a un electorado que se los reconoce.

Un ejemplo que se tendrá que reproducir en todos los ámbitos de la vida publica y privada.

Sabemos que aun hay muchas limitaciones por resolver en el ámbito de la violencia de genero y de la misoginia en una sociedad constituida sobre bases patriarcales y machistas. Por eso adquiere valor especial lo que ha sucedido electoralmente este domingo en la entidad. Presencia de las mujeres que seguramente seguirá creciendo en importancia.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Marybel vuelve a perder

Publicado

Por

Febril, locuaz, la senadora con licencia Marybel Villegas Canché comenzó a “lanzar las campanas al vuelo”, por el resolutivo de la Sala Regional de Xalapa que pide únicamente a Morena que explique la selección de las candidaturas de los municipios de Benito Juárez y Solidaridad.

El festejo muy anticipado y, además sin sustento de Maribel Villegas le durará los cinco días que dio la máxima autoridad electoral del país a Morena o tal vez mucho menos; muy pronto volverá a la penosa realidad que la acompaña en su paso perdedor por los diferentes partidos en los que ha estado.

Como ya se hizo costumbre, Maribel Villegas volverá a perder y en cuanto tenga conocimiento de su derrota volverá a rasgarse las vestiduras, a utilizar a unos cuantas personas que no la conocen de “cuerpo completo” y a gritar a los cuatro vientos que es una víctima más del entramado político.

Ella sabe perfectamente que tanto en Benito Juárez que es lo que le interesa como en Solidaridad, la Sala Regional de Xalapa, no ordenó que se bajará la candidatura de Mara Lezama y Laura Beristaín, respectivamente.

La máxima autoridad electoral tampoco ordenó reponer el proceso de selección de candidaturas, única y exclusivamente solicitó a Morena una explicación de la selección de candidaturas, solo eso y ella lo sabe, pero como está acostumbrada a tener sueños guajiros y posteriormente victimizarse, hace un festín de una victoria pírrica.

Comparte
Sigue leyendo