SÍGUENOS

Opinión

Aire fresco en el Congreso del Estado

Columna por
Armando Tiburcio Robles

Comparte

Publicado el

El diputado Gustavo Miranda se hizo notar, como dicen los científicos e investigadores: con rigor metodológico. Da la sensación de que a la presidencia de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso del Estado ha llegado un técnico, en sustitución de la absurda rudeza y el desorden que predominó durante el primer año de la XVI Legislatura.

Se nota que aporta ideas. Empezando porque la presentación de sus propuestas de actuación, para los primeros cien días del año que le corresponde al partido Verde coordinar los trabajos de la JUCOPO, cumple sobrada y satisfactoriamente con el esquema de lo que debe ser un plan de trabajo.

Transparentar el uso de los recursos del pueblo en manos del Congreso es lo mínimo que se debe esperar. De todos. Principalmente de quienes asumen ser parte o aliados de la Cuarta Transformación. El derroche y la incompetencia administrativa también son corrupción. No estará de más darle una revisadita y, de ser el caso, una limpieza al manoseo de los dineros que se pudiera haber hecho en el pasado inmediato.

Profesionalizar las labores en el Congreso del Estado suena prometedor. Tanto el de los legisladores como el de los empleados, trabajadores y colaboradores. Reconocerse como la legislatura más costosa e ineficiente del país es un acto de sinceridad vergonzosa que esperemos sea compartida por todos sus colegas para resolverla lo más pronto posible. Buenos augurios se anuncian el iniciar este Segundo Período Ordinario de Sesiones con la aprobación unanime de dos acuerdos que respaldan principalmente a las mujeres.

Dignificar y ordenar la condición laboral de los servidores públicos del Congreso mediante el Servicio Civil de Carrera es un desafío mayúsculo que, de cumplirse, pondrá a la institución en el extremo diametralmente opuesto al que se encuentra ahora. Así sea.

La innovación de procesos, procedimientos y servicios huelga reiterarla por evidente, más en un ámbito como el legislativo. El uso de las tecnologías avanzadas reclama su preeminencia en los nuevos tiempos inaugurados por la obligada sana distancia.

Tres ejes de un plan que se encuadra en los puntos vertebrales que pueden dar soporte a la recuperación de la credibilidad y la legitimidad que la realidad demanda para que el poder legislativo sea el contrapeso necesario en un régimen democrático.

No parece que cien días sean suficientes para cumplir planes tan ambiciosos, pero estimula escuchar ideas claras de lo que se debe hacer. Ya veremos si tienen continuidad. Por lo pronto, hay suministro de oxigeno puro para un poder legislativo que estaba muy intoxicado por el virus de la mediocridad.

Comparte

Opinión

El Teqroo, un peligro para la democracia quintanarroense

Columna Tapabocas

Comparte

Publicado

El Teqroo, el Teqroo, qué va a pasar con la democracia si cada vez muestra lo peor que puede ser un organismo electoral en manos de un grupo político encabezado por el magistrado presidente Sergio Avilés Demenegui y de su fiel escudera, la magistrada “en funciones”, Maogany Crystel Acopa Contreras.

Lo que menos le importa a ambos funcionarios electorales es la imparcialidad, así como el ridículo que arrastran una y otra vez con sus sentencias sin sustento y vergonzosas, constantemente corregidas desde Xalapa, Veracruz.

En la más reciente sesión, Avilés Demenegui y Crystel Acopa Contreras, al abordar un tema relacionado con los ataques mediáticos en contra de la presidenta municipal de Benito Juárez, Ana Patricia Peralta, decidieron dejar a un lado las calumnias en contra de la edil.

Para ellos, los insultos e injurias constantes en contra de Ana Patricia no cuentan, a pesar de que la denigran ante la opinión pública de cara a la designación del coordinador de los comités de defensa de la Cuarta Transformación.

Pesó más el trabajo faccioso que realizan a favor del grupo político al que pertenecen, que mantenerse alejados de intereses ajenos que exige el cargo que ostentan pero bueno si no les importa vivir en la deshonra de cara a la sociedad, otra «raya más al tigre» es lo de menos.

Sin embargo, lo inquietante para la sociedad y la clase política quintanarroense es el riesgo que enfrenta el voto en las elecciones de junio próximo en la que estarán en juego en Quintana Roo las 11 presidencias municipales, las diputaciones locale, el Congreso de la Unión y, por supuesto, la presidencia de la República.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Sergio Avilés Demeneghi, un riesgo para la justicia electoral en Quintana Roo

Publicado

Parcial y deshonra del derecho electoral del país, Sergio Avilés Demeneghi, presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), fue exhibido por su torpeza e intereses facciosos en su comparecencia ante diputados del Congreso del Estado.

El último ridículo que hizo fue hace algunas semanas cuando, en su calidad de abogado, intentó por enésima ocasión que a su cliente Luis Gamero Barranco se le restituyeran los derechos político-electorales, a pesar de estar en Registro Nacional de Personas Sancionadas por Violencia Política contra la Mujer en Razón de Género.

La Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación desechó los recursos y, en consecuencia, le quitó a Gamero Barranco la oportunidad de postularse como candidato en las próximas elecciones del 2024.

En su comparecencia, el diputado del Partido del Trabajo, Hugo Alday Nieto puso en duda nuevamente la neutralidad de Avilés Demeneghi al frente del máximo órgano electoral de la entidad, al imponer a Mahogany Acopa Contreras como magistrada suplente, luego de que Víctor Vivas concluyera su periodo en diciembre de 2022.

Se trata de una designación unilateral de alguien que carece de la experiencia necesaria para ocupar una magistratura, pero con ello Sergio Avilés se aseguró una aliada que le da mayoría para desahogar cualquier asunto en el Tribunal, lo que pone en tela de juicio la imparcialidad que deben tener sus integrantes.

Lo cierto es que ambos funcionarios se han convertido en juez y parte, con lo que ponen en riesgo la objetividad al tomar decisiones trascendentales en materia de justicia electoral de cara al ya cercano proceso electoral.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Columna Tapabocas | Sergio Avilés Demeneghi, abogado de Luis Gamero Barranco

Publicado

A toda costa, sin importarle tirar por la borda la escasa dignidad que aún conservaba, el presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo (Teqroo), Sergio Avilés Demeneghi, impugnó la sentencia de la Sala Xalapa que confirmó de manera reciente la inelegibidad de Luis Gamero Barranco por ejercer, en su oportunidad, violencia política de género en contra de la ahora presidente municipal de Othón P. Blanco, Yensunni Martínez.

De juzgador electoral con síntomas graves de parcialidad en diversos casos de la vida electoral en Quintana Roo, Avilés Demeneghi sin un ápice de vergüenza profesional se convirtió en el principal abogado de Gamero Barranco, al presentar un recurso ante ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) contra la sentencia de la Sala Xalapa que impide a Gamero Barranco ser candidato en 2024.

¿El propio presidente del Teqroo convertido abiertamente, sin escrúpulo alguno, en defensor de Gamero Barranco? Sí, aunque suene a surrealismo puro aderezado de una penosa falta de probidad, así es de acuerdo con el expediente SUP-REC 247/2023.

Como ya se hizo costumbre, en este nuevo desatino lo acompaña su fiel escudera, la secretaria de acuerdos con funciones de magistrada Maogany Acopa Contreras, a quien el descrédito no parece importarle mucho, total una «rayita más al tigre» no le afecta.

Quienes sí resultan afectados con este tipo de funcionarios ligados a un grupo político que a falta de capacidad y talento buscan imponer candidaturas, son los electores cada vez más preocupados por el accionar del Teqroo.

Comparte
Sigue leyendo