SÍGUENOS

Opinión

Mara es posible

Columna por
Armando Tiburcio

Comparte

Publicado el

Una frase de uso común afirma que nadie está obligado a lo imposible. Es tan certera que a veces sirve como justificante. Pero así es: ante lo imposible, nadie.

Hay otra que nos invita a aspirar a lo imposible para poder alcanzar lo posible. Realizar el mayor esfuerzo para derribar barreras. Lograr lo nuevo posible.

La política se define como el arte de lo posible. Cuando un político hace posible lo nuevo posible es un artista.

Si es un político que no es político pero que al hacer política consigue dominar el arte, el resultado exhibe su belleza.

Y si la artista de la política es una política que no es política, en un medio dominado por hombres políticos y el machismo, el producto es excelso. Hace parecer posible lo imposible.

Todos conocimos a Mara Lezama no siendo política y luego, aquellos días, metiéndose en la política por una puerta grande y retadora. La incredulidad en la opinión común estaba justificada. Valor y voluntad parecían insuficientes.

Un par de años después, sin dificultad se puede identificar a la política en que se ha convertido aquella no política. Proyecta, aunque quisiera ocultarlo, estar realizando un intenso y comprimido ejercicio de escudriñar en el arte de lo posible.

Por ejemplo: Mara habla lo suficiente y sin temor pregunta, pero no necesariamente dice. Cuando obtiene respuestas a las preguntas de lo que aparentemente no sabe, solo se ratifica a sí misma que sí lo sabe. Pero no lo dice.
Mara sabe más de lo que dice, si acaso insinúa, aunque dice no saber gran cosa; bueno… poquito.

El segundo informe de actividades que ha presentado como alcaldesa, en forma y contenido, resume más de lo que ahí se menciona. Pone en evidencia que ha nacido una estrella y asciende. No me refiero a la presencia histriónica, que de suyo es. Mara experimenta sin limitación y rápido aprende. Se percibe que cada vez conoce más y domina mejor los cómo, dónde, cuándo y con quién. Claves de la cadencia, ritmo y compás de ese buen y difícil arte.

Cualquier aspiración de ascenso político para Mara puede ser cuestionada o controvertida -cosa normal en la democracia- pero está plenamente justificada. Tiene porte y aportes para ofrecer en la vida publica que requiere de personas cada vez más experimentadas. La desafiante escuela intensiva que significa, para quien sea, gobernar un municipio como Benito Juárez la está tomando con arrojo y responsabilidad. Resaltan los resultados.

El más importante desde mi punto de vista: la forma directa, ágil y comprometida con la que ha gestionado la crisis sanitaria-económica generada por la pandemia que seguimos viviendo. Justo el acontecimiento medular por el que se habrá de juzgar a los gobernantes en esta etapa de la historia.

Gobernar no es cosa fácil, a pesar de quienes suponen lo contrario. Fácil es criticar cuando no se tiene que cargar con la responsabilidad de responder por la suerte y futuro de cientos de miles o millones de seres humanos. No cualquiera se atreve, aunque vocifere. Menos son aún quienes lo hacen bien.

En resumen: equivocados están quienes se limitan a identificar a Mara como una “simple” locutora o comunicadora aventada al ruedo. Hay quien lo dice en tono despectivo, como si fuera una actividad denigrante o de poca monta profesional. Es una actividad digna y compleja, pero ya insuficiente para describir a la Mara Lezama de hoy. Entró a la esfera de lo nuevo posible.

Lo afirmo con crítico conocimiento de causa. Quien lo dude póngale un poco mas de atención. Por ahí y se llevan una sorpresa.

De pasadita: la audacia insensata puede ser la madre de los descalabros, dicen. Hasta de las desgracias. Pero, al final, con inteligencia y algo de suerte, el mundo es para los que se atreven.

Comparte

Opinión

Naufraga la Alianza PAN-PRD

Columna Tapabocas

Comparte

Publicado

En busca de apoderarse de las candidaturas a diputaciones locales, la Alianza PAN-PRD comienza a naufragar por la lucha intestina que libran operadores del mandatario estatal, Carlos Joaquín González con los de la candidata a la gubernatura del Estado, la diputada federal Laura Fernández Espejo.

La primera grieta del navío panista-perredista se abrió con la renuncia del delegado nacional del Sol Azteca, Juan José Marín García, quien intentó sin éxito con la cúpula perredista encabezada por Jesús Zambrano Grijalva, colocar al actor Roberto Palazuelos como candidato a la gubernatura de Quintana Roo.

De hecho, Marín García, hombre de todas las confianzas de Jesús Pool Moo, ex diputado federal y actual regidor del Ayuntamiento de Benito Juárez, se integraría esta misma semana al equipo del actor. En términos reales, la dimisión de Marín García no representa un impacto fuerte en la zona de flotación de la nave pero si mete mucho ruido a sus capitanes.

A esta pugna se suma la que libran los operadores de Carlos Joaquín, quien ya levantó la mano para quedarse con las principales candidaturas a las diputaciones, entre éstas la primera por la vía plurinominal, y los personeros de Fernández Espejo que demandan posiciones.

En medio de esta lucha, los grupos antagónicos perredistas que en cada elección hacen a un lado sus diferencias para meterse de lleno a la contienda electoral, ven como desde fuera otros personajes se adueñan de las migajas de lo que queda del Sol Azteca.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Mal perdedor

Columna tapabocas

Comparte

Publicado

Cuando se sometieron al escrutinio público a través de encuestas con reglas establecidas, todos los aspirantes de Morena sabían que de los cinco aspirantes a la candidatura al gobierno de Quintana Roo por Morena, el que tuviera mayor aceptación sería el candidato o candidata.

Con el historial trapecista de la senadora Marybel Villegas Canché y sus amenazas previas con un tufo de chantaje, no fue sorpresa que no aceptara los resultados y, en consecuencia, busque un nuevo partido que la haga candidata al gobierno quintanarroense.

Sin embargo, quien hoy rompió la institucionalidad y el compromiso a la unidad partidista, fue el senador José Luis Pech Várgues. De golpe y porrazo a través de un video que subió a sus redes sociales pasó de la mesura al despropósito, de defensor de la Cuarta Transformación en el Senado de la República a un saboteador del proyecto del Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y, aunque suene rudo el adjetivo en eso se convirtió el senador Pech Várgues, porque lejos de impugnar el resultado por las vías y mecanismos de Morena, como lo hicieron aspirantes a la gubernatura de Durango, Tamaulipas y Oaxaca, prefiere alentar falsas esperanzas entre sus seguidores.

Del interés general de los quintanarroenses que buscan una opción diferente ante el fracaso del gobierno de la alternancia de Carlos Joaquín, pasó a sabotear a los miles de ciudadanos que lo hicieron tener un escaño en el Congreso de la Unión a través de la popularidad del López Obrador.

Comparte
Sigue leyendo

Opinión

Marybel, lista para saltar a otro partido

Columna Tapabocas

Comparte

Publicado

Con pleno conocimiento de la derrota que le espera en la encuesta que realiza su partido para elegir al candidato a la gubernatura, la senadora Marybel Villegas Canché amenazó con irse de Morena si no es electa.

Fiel a su costumbre, después de repartir heces fecales a sus opositores políticos, Villegas Canché descalificó hoy todos los sondeos, incluso la de su propio partido; no confía en ninguno, sólo en el que, según ella, «va diez puntos arriba» de los demás aspirantes.

Si ella no resulta ganadora, las encuestas no tienen validez, así la óptica de la mujer que se «desgarra las vestiduras» por la Cuarta Transformación y el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con un deseo permanente, incontrolable de obtener poder a costa de lo que sea, Morena, sería el cuarto partido del que iría si no es candidata, todo un récord en el arte del «chapulineo».

Comparte
Sigue leyendo